CUÉNTAME UNA LEYENDA: LA DEOLINDA (LA DIFUNTA CORREA) (479)

Leyenda popular de San Juan – República Argentina

En la provincia de San Juan, a sesenta kilómetros de la ciudad capital, luego de atravesar Caucete y Vallecito, se encuentra el santuario de la Difunta Correa. Está en la cima de una colina, donde, según la tradición, Deolinda Correa halló la muerte en medio del desierto.

Cuentan que esta historia sucedió en 1835, en el marco de los enfrentamientos militares que tenían lugar entonces en la Argentina. Deolinda estaba muy enamorada de su marido, y ambos amaban al bebé que acababa de nacerles. Pero el atropello, los celos, el poder y la guerra iban a separarlos…

Esta es la historia de Deolinda y de cómo llegó a convertirse en la Difunta Correa. Una historia que mueve la fe de los miles de devotos que, todos los años, visitan su santuario o la veneran en los pequeños altares que se encuentran a la vera de todas las rutas del país.

Sus tropas estaban en La Rioja y la parejita, en San Juan. Provincias vecinas, esas. Fue fácil para Rancagua conseguir la orden. Y reclutaron nomás al Baudillo para la guerra. Lo llevaron desde San Juan a La Rioja, por la fuerza. De otra forma no lo hubieran separado de la Deolinda y del hijo. Por la fuerza y a la guerra.

Si lo mataban, mejor. Mejor, porque así a Rancagua le quedaba el terreno libre para conquistar a la florcita del valle. O eso le parecía… pero a la Deolinda se le hubiera secado la leche antes que vivir separada del Baudillo. Y fue tras él. Envolvió al hijo y se fue.

Había que animársele al desierto sanjuanino, pero ella tenía las piernas jóvenes, algunas provisiones y suficiente agua. Cuando Rancagua llegó a rondarle el rancho, no la encontró. La Deolinda ya andaba por tierras pedregosas. Tenía que caminar siempre hacia el este y no perder de vista los algarrobos. Así le habían explicado.

Fuente de la Imagen

Y caminaba la Deolinda bajo un sol de brasa. Y la empujaba el viento Zonda (viento cálido y seco que sopla en los valles cordilleranos de la Argentina), a bocanadas calientes. Comía charqui y patay, que cargaba a la espalda. Bebía el agua que llevaba, a cortos, porque los ríos del desierto corren secos.

El agua de a traguitos y el charqui y el patay se le volvían leche a la Deolinda. Leche para ese cachorro goloso que mamaba y dormía y volvía a mamar.

Pero el camino es largo, el sol aprieta, la comida se acaba, el agua es poca. Y la Deolinda sigue. El pedregal le hace llagas en los pies. Después viene la noche con sombras que estremecen. Y la Deolinda va. Cuando se acaba la comida, come raíces. Cuando se acaba el agua, chupa higos de tuna.

Pero desierto adentro ya no hay plantas y no perdona. No hay tunas ni raíces, ya no hay nada. Solo los algarrobos siempre al este, siempre lejos. Y la Deolinda va.

El desierto le ofrece piedra y tierra. Y come tierra la Deolinda, para calmar el hambre, para seguir. Y la tierra le lija la garganta, le empasta la saliva, le abre grietas. Entonces la Deolinda muere y se produce el milagro que, aún muerta, sigue amamantando a su bebé, que días más tarde es encontrado con vida por unos arrieros que pasaban por el lugar. Desde entonces, el fervor popular la convirtió en santa y milagrosa; y le rinden homenajes y ofrendas en el rústico santuario que armaron los propios arrieros.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial