FRÁGIL [VERSIÓN ORIGINAL] (231)

Miénteme.
Me arropaste con el frío
de la soledad,
demostrando con torpeza
tu fragilidad.

¿Y, si a la vuelta de la esquina,
tus pies se paran
encontrando su final?

Supiste que,
si desviando tu mirada
hasta entretenernos,
éramos verdaderos pioneros
de todo cuánto supimos.

¿Y, si a la vuelta de la esquina,
tus pies se paran
encontrando su final?

Ya no volverás a demostrar
que aún te queda mucho por hacer.
Sutil, incauta y con dulzura.
Sabrás que en sueños fuiste mía.

Fuente de la imagen


No queda nada por lo que luchar.
Atormentado sin saber qué hacer.
Distante, inerte y aire a locura.
Sabrás que en sueños fuiste mía.

Frágil,
si ahora te sientes frágil.
Y grita,
si ahora te sientes frágil.

Frágil,
si ahora te sientes frágil.
Y grita,
si ahora te sientes frágil.
Cuando toques de nuevo fondo
vuelves conmigo a saltar…

¿Y, si a la vuelta de la esquina,
tus pies se paran
encontrando su final?

*ICARO©

JONY (206)

Quizá esta no sea una historia cualquiera. Es algo más que una heroicidad escrita sobre un papel. Algo más que un sacrificio marcado a fuego. Solamente podemos llamarlo: “ganas de vivir”. Auténticas ganas de darle la vuelta a la última partida contra la muerte y derrocarla. Qué os puedo contar sobre el hecho de ir al hospital por alguna dolencia y salir de allí con un informe que dice claramente que, en palabras que todos entendamos, somos portadores de algún tipo de cáncer. No puedo imaginarme lo que se te puede venir a la cabeza en esos momentos. Tampoco lo que puede sentir tu familia. Supongo que es un dolor indescriptible, un peso que hace que tu cuerpo no reaccione, una serie de pensamientos que no pueden llevarse a cabo porque la vida sigue y no es momento de que nuestras fuerzas flaqueen.

En líneas generales, pienso mucho en cierta persona que, a pesar de detectarle leucemia, siguió con su vida, por mucho que ésta le estuviese ahogando. Él ha sido uno de mis mejores amigos. Ese tipo de amigos que cuentas con los dedos de una mano. Ese que siempre es el primero al que cuentas. Él influyó mucho en todo lo que llevo escrito desde que murió. Falleció en 2001, dos días antes de la destrucción de las vidas de miles de personas, de sueños por alcanzar, de romperse familias. Dos días antes de caer las Torres Gemelas.

Recuerdo aquel día como si hubiese sido ayer. Un 9 de Septiembre de 2001 comenzaba para mi una nueva andadura, un trabajo fuera de mi hogar, de “la mi tierrina”. Mi estancia en Madrid durante unos años no empezaba nada bien. Con apenas 21 años, nos dejaba. Aquella noticia me hundió bastante y, es a día de hoy, que aún sigo recordándole muy a menudo. !Cómo no!. Personas así, cuesta muchísimo olvidarlas.

Fuente de la imagen

Poco antes de su muerte, consiguió reunir a varios de sus mejores amigos. Un sábado de noche salimos cuatro amigos a tomar algo y distraerle un poco de su penuria. A pesar de sacar fuerzas de donde no quedaba nada, él quería intentar disfrutar un poco charlando y riéndose con nosotros. La verdad que, viendo cómo estaba ya, poca era la gracia que podíamos infundirle. Era un sábado noche muy amargo, pero íbamos a hacer todo lo posible para cambiarle los planes y, al menos, intentar pasárnoslo lo mejor posible. No hacía muchos días que había salido del hospital después de estar varios meses ingresado. La enfermedad estaba haciendo bastante mella en él. Si no recuerdo mal fueron casi 6 meses allí encerrado y bastante aislado sin poder ver más que a algún familiar.

La cuestión es que, días después de salir del hospital y reunirnos, conseguimos estar juntos, aunque pocos, pero animarle y divertirnos con él por las calles del Antiguo de Oviedo. Le llevábamos casi en volandas porque apenas podía mantenerse en pie. Su piel, a pesar de ser casi de noche se tornaba amarillenta. Los rasgos de la cara eran de un moribundo y ya casi no tenía pelo en la cabeza, ni apenas cejas, barba, pestañas… Era una especie de cadáver andante. Recuerdo que la gente nos miraba sin cesar. Éramos todo un espectáculo por las calles ovetenses. Parecía que pronosticaba ser su mejor noche durante aquel calvario.

Para los más veteranos del municipio, seguro que recuerdan un pub clásico llamado “El Equilibrio”, muy cerquita del Conservatorio de Música. Allí había, y creo que aún sigue habiendo, un pequeño parque cercado por un bordillo bastante alto, donde la gente solía sentarse a tomar sus copas, sus cervezas o hacer el típico botellón. Un tiempo en que no había tantas prohibiciones de salir fuera del local con las consumiciones. Está claro que hablamos de otros tiempos. Aunque parezcan tan lejanos.

Eran poco más de las dos de la madrugada y, mientras dos del grupo iban a pedir a la barra, yo me quedé unos instantes con él. No paraba de mirarle. Me asustaba, entre comillas, su aspecto. Le dije que no le veía nada bien. Ni por asomo le veía un ápice de sentir algo bueno en su cuerpo. Le pregunté el porqué de querer salir con nosotros aquella noche. Había cosas que no me cuadraban. Mirándome fijamente, con voz temblorosa y empezando a derramar las primeras lágrimas por sus mejillas, me dijo:

“Siento como mis fuerzas me están abandonando por completo. No es que desista de seguir luchando, es que ya no puedo aguantar más. Y está claro que no es para demostraros lo bien que estoy. Salta a la vista que ya estoy más muerto que vivo. Si estoy hoy aquí, es para poder despedirme de vosotros, como os prometí. Os dije que siempre hay tiempo para la despedida. Solamente os pido una cosa, que no me olvidéis. Te lo digo a ti, que sé que lo vas a poder cumplir. Una vez me dijiste que era como tu Icaro personal, un luchador incansable por seguir libre y evadir la muerte cada día. Ojalá, aunque creo que lo conseguirás, que me puedas dedicar una canción. Tengo un sueño que creo que comparto contigo. Haz lo posible para hacerlo realidad, por favor”.

Concluyó diciéndome:

“No te pido nada más. Me siento orgulloso de haberte conocido y no le digas nada a los demás. Sinceramente, la gente que te conoce, o te tienen como amigo o es mejor que no te hayan conocido. Gracias por todo“.

Como consejo, no dejemos nunca de decir un “te quiero”, un “te amo” o un “te aprecio”, ya sea a nuestros amigos o amigas, a nuestros padres, a nuestras familias. Como dice la canción: “hoy estamos aquí, pero mañana quién sabe”. La vida dura tan sólo lo que esté escrita. ¡Nadie lo sabe!.

Jamás te podremos olvidar, Jony. Que la tierra te sea leve.

*A la memoria de Jonathan Rosado Rancaño (DEP)

*ICARO©

MADRE (201)

He pasado por todo en esta vida. Sufriò mi alma y aùn te siento viva. Quiero seguir y no quedarme atràs, aunque sean duras las secuelas que dejan las huellas del llorar.

Contigo se cierra el libro de sueños y sus pàginas se empeñan en ocultar mis miedos. Miro siempre hacia adelante, porque todo es caminar, por muy duras que sean las huellas del llorar.

Duerme tranquila que por ti velarè, aunque las noches sean amargas y me mantengan en pie. Nunca estaré preparado para afrontarlo. Son duras las secuelas que dejan las huellas del llorar.

Fuente de la imagen

Nunca renuncié a nada, nisiquiera a mi propia religiòn. Me diste la vida y no puedes darme nada màs. Sólo me quedan las huellas del llorar.

Serás siempre mi ùnico Dios y, saber que en ti tan sòlo habìa amor, hacen duras las noches, en mi triste caminar, hacen eternas tus caricias y las huellas del llorar…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

*Adaptación de “Las huellas del llorar”. Sobran las palabras si decimos que: “madre, solamente hay una”.

QUERER, PODER (188)

Te he olvidado por completo…

Me acuerdo de las risas con las películas malas, las confidencias, las noches sin dormir, las charlas interminables…

Vale, quizás echo de menos algunas cosas, pero no a ti.

Tus miradas (que decían más que tus palabras), los roces furtivos, tu olor, tu sabor, tus besos…

Fuente de la imagen

Está bien, a lo mejor…. Un poquito.

Recuerdo….

Ok. Te extraño.

Es duro.

Pero… no voy a reconocerlo.

+*+ By SHARONA +*+

Y NO SÉ QUÉ… (186)

Algunos me llaman poeta, otros gilipollas. Otros, Jorgín, a secas, pero solo soy un aficionado. En realidad, me llamó la poesía. Fue ella quién me enamoró. No sé si ella maneja mis sentimientos o sentimientos soy yo.

Me llamarán sincero o caballero, truhán o soñador. Será porque dejo que las frases pasen primero y luego paso yo. Esta es mi despedida por que lo decido yo.

Me llaman vida porque resurjo en cualquier parte. Me llaman luz, me llaman arte, me llamará la muerte porque esté donde esté, ella un día logrará encontrarme.

Fuente de la imagen

He aprendido mucho este tiempo encerrado que, los que te critican, son los mismos que no entienden que tanta gente te ame. Los que se denominan poetas no entienden que la poesía es estar, sin estar presente, y estar presente sin estar.

Tengo la puerta abierta, tanto para los que quieren llegar a mi vida, como para los que quieren salir de ella. Pasen y vean o salgan y callen. Y tú, por supuesto, si tú, E.M.O, quédate, haz el favor.

De Sol al Cielo 🌹

MIS OJOS (185)

Mira mis ojos y dime qué te dicen. Ellos tienen sueños. Ellos tienen luz propia y reflejan mi alma. Ellos tienen secretos. Son cómplices. Ellos te hablan en pequeños susurros. Pero, lo más importante, es que ellos son sinceros.

Fuente de la imagen

Son lo que soy yo, por dentro y por fuera. No temas, ellos te miran y te admiran. Ellos sonríen si tú lo haces. Ellos lloran si tú estás triste. Ellos brillan si tú estás y, cuando ellos te vean, en la Plaza del Sol, serán tuyos.

De Sol al Cielo.🌹

VIRUS (184)

Llevo días sin salir de casa. El tono del perro de enfrente lo sé de memoria. Sé a qué hora un gato desplaza por encima del techo su enorme cola. Los lunes, el viento no sopla. Los martes ataca y grita. Hay fuga en la ducha y una gota se suicida en caída libre.

La telenovela de Trece termina a las siete. Benditos aplausos a nuestros héroes. A las diez, ceno. Veinte minutos después me lavo los dientes, no sin antes decirme: otro día menos, Jorgín. Ahora recuerdo cuando me decían: tienes que cambiar. Y alguien, ahora me dice, eres perfecto así.

Fuente de la imagen

Cada noche a las once alguien del barrio reza. Alguien toma café. El aroma llega desde su mesa. Estamos en cuarentena percibiendo mínimos detalles y es aquí donde nos damos cuenta de lo silenciosas que están las calles.

Seguiré oyendo los sonido. Adaptación y rutina, mientras pasa lo del virus. Cuidaros gente, manteneros unidos en fe, desarrollar vuestros sentidos. Ah, se me olvidaba, todos los días, a todas horas, pienso en ti. Eres lo más bonito que aún no me ha pasado. Gracias por vivir en mis letras.

De Sol al Cielo🌹

SUEÑA, PERO NUNCA TE DUERMAS (182)

Nacemos llorando, porque no sabemos lo que el futuro nos depara y, mantenemos la calma, que del vivir lo justo, la vida se encarga.
Para llegar más lejos solamente hay que evitar que nuestros pies se detengan.
Desnúdame el corazón y sueña, pero nunca te duermas…

Sueña libre y libre serás, viajando el sol a tus espaldas.
Siente el abrazo de la soledad y el viento bajo tus alas.
Que el tiempo no logre olvidar dar tu nombre a cada estrella…

Nunca hubo sueños demasiado grandes ni metas imposibles.
Si rendirse no va contigo, mantente despierta, suma y sigue.
Piensa que puedes porque capaz lo eres. Que nada se tuerza.
Desnúdame el corazón y sueña, pero nunca te duermas…

Sueña libre y libre serás, viajando el sol a tus espaldas.
Siente el abrazo de la soledad y el viento bajo tus alas.
Que el tiempo no logre olvidar dar tu nombre a cada estrella…

Fuente de la imagen

La vida siempre es demasiado corta. Piensa menos y siente más.
Tu grandeza estuvo en tus ganas de seguir, aprender y luchar.
Presumiste de tu propia magia al prepararte para lo que venga.
Si me desnudas el corazón es probable que me duerma….

…Y volverás a recordar:
mis besos, mis caricias, mi reflejo en tu mirar.
Tus anhelos, mis desvelos, mis huellas del llorar.
Ese incómodo silencio
y el sabor del primer beso
que jamás podré olvidar.
Hoy…
Hoy te he vuelto a recordar…

Que el tiempo no logre olvidar dar tu nombre a cada estrella…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

*A Erica Fernández Rey y Rubén López Arbesú. Nos dejó tan rápido que apenas le dio tiempo a cerrar los ojos.

TODO (181)

Súbete a la vida conmigo que vamos a hacer un millón de cosas juntos, que sentarnos en una terraza al sol con una cañina o con lo que tú quieras, es vivir.

Disfrutar de un concierto de Arancha Santiago, es música compartida y vale por dos. Ver una película en casa, tapados con una manta mientras llueve en la calle, es placer.

Viajar a tu lado, es inmensidad. Verte cada mañana, me llena el alma. Juntos somos color, somos calor, somos tierra, mar y aire…

Fuente de la imagen

Que tú y yo somos todo. Que si, que somos el paraguas en la lluvia, el mapa en un lugar desconocido, la paz en el conflicto, la solución al problema, la conciencia de la locura. Somos arquitecto y obrero construyendo momentos y que quiero vivir en todos ellos contigo.

Que no, que te subes a la vida conmigo, que yo no te puedo perder.

De Sol al Cielo 🌹

LA PIEL, PLACER FEMENINO (180)

¿Quieren en verdad saber cuál es el secreto, único y verdadero, del placer femenino?

A veces los misterios más grandes tienen su respuesta en la palma de nuestra mano. Literalmente. Como secreto que se precie, por misterioso y bien guardado, su desvelo no es asequible a cualquiera, no, eso le quitaría valor, de ahí que: “entiende el que puede y no el que quiere” pero, tengo el compromiso de dar luz y eso haremos hoy. Les hablaré con conocimiento, como siempre, quizás cite alguna fuente pero hoy, en honor a alguien muy especial, hablaré de mi propia experiencia. Así que, con el tono que conocemos, conjuro a las palabras una vez más…

La arquitectura de nuestro cuerpo, perfectamente diseñada (casi al límite de lo inverosímil), tiene como culminación de obra un órgano tan extenso como sensible. Y todo el mapa del placer femenino está dibujado artísticamente sobre él. El placer tiene una vinculación existencial con las sensaciones. Sin sensaciones, no hay placer. De ahí que, muchas veces como disparador  y otras tantas como en si mismo, el motor de las sensaciones se enciende, tiene su punto de partida en cualquier punto de este mapa…

La piel en toda su extensión, en cada centímetro de ella, es el vehículo que nos transporta sin escalas al placer. El conocedor sabe qué lugares de este mapa y su ubicación obtienen una respuesta más directa y qué lugares no. La piel nos separa del mundo y, a la vez nos conecta con todo; y, cuando está concientemente estimulada, responde de un modo que a veces pareciera tener voluntad propia.

La piel es ama y señora, la piel decide. La piel por cercanía o contacto nos dice que tan cerca o que tan lejos puede llegar el otro. La piel nos alerta y a la vez anestesia, la piel es el horizonte de nuestro cuerpo. Sin piel, desconoceríamos el universo del placer.

Hay pieles que responden a otras pieles, se llama química. Hay pieles que se encienden con otras pieles, hay pieles que se funden con la que le sabe provocar y es difícil ver dónde empieza una y dónde termina la otra. La piel es un órgano inteligente, toma decisiones y las comunica al cerebro. Acercarse de mal modo, o del modo incorrecto puede hacer que nuestra piel reaccione. En la intimidad, no es muy distinto. Muchas veces el hombre se preocupa por el órgano sexual, los modos de estimularlo, las poses, las formas… y se olvida que, todos los órganos sexuales, están recubiertos por piel. Antes de aprender a estimular nada hay que saber cómo tocar una piel.

Millones de terminales nerviosas conforman la piel. Existen lugares de alta sensibilidad erógena, más en la mujer: el cuello, los oidos, la ingle, el límite entre la espalda y la cola, esa región donde el cuerpo femenino hace como un medio arco en la mayoría de las mujeres.A los comúnmente visitados, pezones y clítoris, estas regiones tienen la capacidad de procesar a velocidad de la luz la respuesta sexual femenina, antes de estimular mecánicamente, clítoris o pezones, predispone al goce, relaja.

La previa del encuentro sexual, quizás por una sobredosis de información, precondiciona al varón en general a que, juego previo, es estimulacion directa del clítoris, pezones o zona anal.

El hombre como humano avanzó mucho y lo seguirá haciendo pero, en cuestiones sexuales, seguimos siendo muy primitivos. Y en la mujeres seguirá ganando el que sabe más cómo que dónde.

Fuente de la imagen

El roce no sólo es necesario sino fundamental. La caricia tiene un preámbulo como toda buena obra y es el roce. El roce es el acercamiento, suave, apenas presionado de una piel con otra piel. El roce toma datos que el cerebro decodifica al instante: es compatible, me gusta, me excita, puede seguir avanzando y da señales. Cambia de temperatura, humedad, se enardece, se prepara y, prepara al resto del cuerpo, para el choque, la fusión.

Acercarse a otro respetando los límites que la piel establece y violándolos cuando lo permite, marca la diferencia entre un encuentro sexual exitoso o  no. No todos nacen, si se hacen, en el arte del sexo para saber dónde exactamente una mujer explota al amar, pero todo el mundo puede y debe aprender cómo.

Generalmente, uno trata al otro como lo tratan y con la piel no es excepción. Aún para esos días donde el amor pide ser salvaje, no pensado, rápido y furioso, los dos segundos en que la mano tocó el otro cuerpo, en la conciencia de que pasa el límite del otro, es decir, está tocando su piel, hace la diferencia.

Siempre será excitante en una mujer sana con una pareja que le guste, sentir su mano sobre el pubis pero, si antes se acerca por detrás con una mano junta sus muñecas en la espalda, mientras su boca apenas roza el cuello de ella en un jadeo contenido, y con la otra baja, suave, despacio, buscando el borde de su ropa interior, creedme que si honras a la piel, ella sabe cómo retribuirte.

“Dios hizo a los gatos para darle al hombre el placer de acariciar un animal salvaje”

*Buenos vientos, navegantes* (ASTªREBRILLª)