CONTIGO, AUNQUE DUELA, ES IGUAL (152)

Alguna vez os habréis preguntado: ¿y si…? ¿Qué pasaría si no abandonase ahora, si continuase con mi sueño? Muchos son los que abandonan sus sueños a primera de cambio, cuando sus fuerzas se les resisten y creen que la mejor forma es abandonarlo todo y continuar por otro camino. El fracaso, una palabra que es veneno para un soñador. Una retirada a tiempo parece ser el camino más rápido, pero, el camino más corto, no siempre es el mejor. Hace meses me encontré con alguien que me hizo cambiar para mejor, me devolvió la sonrisa y, tan rápido me la dio como me la quitó, pero marcó huella en mi vida. Lo asemejo a una mezcla con la típica película americana, donde sería uno de los protagonistas y mi labor, hablando en plan fictício, sería la de invitar a una chica al baile de fin de curso. Fueron muchos intentos y todos en vano, hasta que decidí continuar con mi sueño y hacer la pregunta clave en cuestión. Su respuesta fue “SI”. Nunca me imaginé esa contestación, pero no tenía mucho que perder, la verdad. El “NO” lo tenía asegurado, claro está. Todo empezó como empiezan las historias de amor. Nos veíamos a diario y si no lo conseguíamos, hablábamos por teléfono. Era todo tan perfecto… Los días pasaban y la relación se afianzaba cada día un poco más. Su familia me trataba a cuerpo de Rey, cosa que llevaba tiempo sin pasarme. Viajábamos mucho y nos reíamos constantemente. Sus caricias y abrazos, me llenaban de vida. Sus besos me hacían tener más cerca el cielo, un lugar ansiado por los soñadores, pero mantenía mis pies en el suelo, aunque solamente por estar cerca de ella y no alejarme demasiado. Comentarios amargos en el trabajo, me desesperaban, pero me alentaban a seguir en la cresta de la ola. Eran muchos, pero yo estaba sólo contra viento y marea. Lo que algún Dios había unido y no lo separarían tan fácilmente. Nos conocíamos más y más… y empezaron los problemas. Las dudas atormentaban y ofendía hasta el más puro silencio. El cielo se me alejaba de mis manos y, el suelo, me quedaba, cada vez, algo más alejado a cada paso que daba. Llegó un lunes, de esos tan traicioneros como mis viejos amigos… y todo se acabó. Traté de pensar en lo sucedido y, después de muchas deliberaciones, todo se fue por cauce seco. Conclusiones que no llevan a ningún punto, pero que escatiman en pensamientos libres, con principio pero sin un final ajustado a la medida de la ocasión. Quizás fue mi torpeza, mi falta de entendimiento, mi carácter inusual, mi falta de tacto… pero, no todas las conclusiones pecan de falta de autoestima. Quizás el destino, tenía un as guardado en su manga y acabó con todo, por puro deseo, por falta de realidad. Tal vez, a estas alturas, esa circunstancia, me lleve a pensar en cosas que no tienen respuesta, en paralelismos análogos a mi plena conciencia. Deseos subjetivos que alcanzan un período de inestabilidad emocional, plena y duradera.

Fuente de la imagen

Hay algo más tras los cristales del corazón, algo más que me invita a seguir soñando, a mantenerme vivo en éste o el otro mundo. Aún queda vida dentro de mí y aún queda aire que respirar fuera de mi jaula de huesos. El viento me favorece y, por una vez en la vida, no soy yo el que ha hecho algo mal, por lo que mi conciencia me persigue. Lo dicho anteriormente, es el destino, el cuál ya está escrito. No tengo claro lo que soy ahora, no tengo decidido mi postura hacia ella… pero, hay algo que permanece y eso es amor. ¿Amor hacia ella?, aún no lo sé, pero sí, un deseo que me lleva a continuar ese sueño, por mucho que me lastimen, por mucho que mi corazón sufra… Abandonar no es mi estilo, aunque sea por el mero hecho de aprovechar mis nulas oportunidades o por el sabor de sacar provecho a las escasas oportunidades que nos brinda la vida. Pero, de algo estoy seguro y es que, aún a día de hoy, rendirse sigue siendo cosa de cobardes, de personas que no muestran ni el más mínimo detalle en alcanzar algo por lo que han luchado tan duramente… Mi más sincera enhorabuena a los duros de corazón, a los soñadores empedernidos, a los luchadores nobles de alma que continúan el camino que se han marcado en la vida. Por mi parte, ya no creo en ángeles de caras bonitas, en las señales que se dejan ver en el cielo, en pasados olvidados y presentes sin futuro, en “nunca digas nuncajamás” y “de esta agua no beberé”, en palabras que muestren el miedo como lenguaje universal, en versos sin sentimiento… Hoy por hoy, ya no bailo con princesas. Cuando mi estrella veas apagarse, ya no estaré junto a ti para seguir dándote luz. Déjame ser algo más que un instante en tu vida…

Jezabel ✻ 🂽

MUJERES DEL 36 (141)

Pasamos los años creyendo que se trataba de un mal sueño y que nuestros lamentos nos abrirían las mismísimas puertas del cielo. Dicen que nada queda en el recuerdo que alimente hoy nuestros miedos. En este infierno, lo que siempre sobra, es silencio…

Renacieron de sus cenizas viejas glorias que lucharon en sus días. Anhelábamos reflotar nuestras vidas construyendo nuevamente sobre un suelo en ruinas. Dicen que nada queda en nuestros recuerdos salvo vagos sentimientos. En este infierno, lo que siempre sobra, es silencio…

Fui voz libertaria que retumbaba en la batalla. Acabé siendo una rosa marchita secada sobre el papel.

Fuente de la imagen

Un alma bondadosa, luchadora y madre; y, ante todo, mujer. Queríamos ver un nuevo mañana mientras las cruces crecían en el jardín. Era luchadora y madre pero, ante todo, mujer. Una mujer del 36.

El miedo avanzaba y, a cada paso, eran más los caídos. Buscábamos esperanza entre restos de escombros, sueños rotos y heridos. Dicen que nada queda en el recuerdo, ni llantos ni lamentos. En ese infierno, lo que siempre sobraba, era silencio…

Fuimos voces libertarias que brotaban en el fragor de la batalla. Fuimos rosas marchitas secadas sobre el papel. Almas bondadosas, luchadoras y madres; y, ante todo, mujeres.

Queríamos ver un nuevo amanecer, mientras las cruces crecían en el jardín. Éramos luchadoras y madres pero, ante todo, mujeres. Mujeres del 36.

Jezabel ✻ 🂽

SERENA Y TRANQUILA (124)

Ahora que el tiempo decidió cerrar mis ojos y que mis palabras ya no guardan sentido. Ahora que el destino perdió todas sus cartas y que a mi vida le sobran los motivos.

Ahora que mi llanto brota en cada esquina y que mi voz aún se siente muy viva. Ahora que mis sueños se nutren de nostalgia y que mil preguntas anidan en mi cabeza…

Serena soy y tranquila me iré, sabiendo que nadie me olvida. Serena soy y tranquila me voy, sabiendo que nadie me olvidará.

Fuente de la imagen

Ahora que es llano el camino del amor y es sueño de una noche de invierno. Ahora que soy patrón de causas perdidas y se que mis lágrimas se hacen poesía.

Ahora que se que el amor nunca muere y que la magia se lleva en el corazón. Ahora que la ilusión se va desvaneciendo, rezad por mi una última oración…

Serena soy y tranquila me iré, sabiendo que nadie me olvida. Serena soy y tranquila me voy, sabiendo que nadie me olvidará.

Ahora es cuando más necesito llorar y tener a todos siempre a mi lado. Ahora que la ausencia se nutre de palabra y de ojos que no ven secarse sus lágrimas.

Ahora que mi llanto brota en cada esquina y que mi voz aún se siente muy viva. Ahora que mis sueños se nutren de nostalgia y que mil preguntas anidan en mi cabeza…

Serena soy y tranquila me iré, sabiendo que nadie me olvida. Serena soy y tranquila me voy, sabiendo que nadie me olvidará.

Serena soy y tranquila me iré, sabiendo que nadie me olvida. Serena soy y tranquila me voy, sabiendo que nadie me olvidará...

Jezabel ✻ 🂽 by ☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

MEMORIA PERDIDA (099)

No tengas miedo a la oscuridad que nada puede ocurrir. Cierra bien tus ojos que nadie hablará de ti. Olvidada en el ayer, te recordaré con amor, aunque repitas una y otra vez que así lo quiso Dios.

Que sea eterno todo aquello que viviste y todo por lo que has luchado…

Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción. Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción…

Y tu grito fue al cielo y expulsaste todo tu amor. Un ángel desterrado de su última canción. Un delirio de esperanza, un grito de desconsuelo y se fue al cielo para siempre. Memorias de un destierro.

Laura Martínez vendiendo madreñas en El Fontán. Fuente de la imagen

Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción. Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción…

Sostén mis manos por un segundo y mi corazón por toda la eternidad…

!Qué triste es su recuerdo! Soñó con ganar y ganar. Y ahora se ganó el cielo, pero mordió el polvo como los demás.

Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción. Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción…

No sé porqué, ni cuándo ni dónde, pero vas a ser mi mejor momento…

La imagen de una despedida y, al partir, un sólo deseo: “ser libre de por vida y vivir en la memoria de un recuerdo“.

Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción. Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción.

Cuando la vida termine tú serás quien escriba el capítulo más bello…

Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción. Quisiste gritar al cielo y expulsar todo tu amor. Eres un ángel desterrado de tu última canción…

Que sea eterno todo aquello que viviste y todo por lo que has luchado. Sostén mis manos por un segundo y mi corazón por toda la eternidad. No sé porqué, ni cuándo ni dónde, pero vas a ser mi mejor momento y, cuando la vida termine, tú serás quien escriba el capítulo más bello.

*ARREGLOS en estribillo y ampliación del texto “EN MI MEMORIA“. Dedicada a mi abuela Laura Martínez.

Jezabel ✻ 🂽 by ☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

ME DA IGUAL III (091)

Abandonar no es mi estilo, aunque sea por el mero hecho de aprovechar mis nulas oportunidades o por el sabor de sacar provecho a las escasas oportunidades que nos brinda la vida.

Pero, de algo estoy seguro y es que, aún a día de hoy, rendirse sigue siendo cosa de cobardes, de personas que no muestran ni el más mínimo detalle en alcanzar algo por lo que han luchado tan duramente…

Fuente de la imagen

Mi más sincera enhorabuena a los duros de corazón, a los soñadores empedernidos, a los luchadores nobles de alma que continúan el camino que se han marcado en la vida.

Por mi parte, ya no creo en ángeles de caras bonitas, en las señales que se dejan ver en el cielo, en pasados olvidados y presentes sin futuro, en “nunca digas nuncajamás” y “de esta agua no beberé”, en palabras que muestren el miedo como lenguaje universal, en versos sin sentimiento…

Hoy por hoy, ya no bailo con princesas. Cuando mi estrella veas apagarse, ya no estaré junto a ti para seguir dándote luz. Déjame ser algo más que un instante en tu vida…

Jezabel ✻ 🂽

AUNQUE DUELA… II (090)

Las dudas atormentaban y ofendía hasta el más puro silencio. El cielo se me alejaba de mis manos y, el suelo, me quedaba, cada vez, algo más alejado a cada paso que daba.

Llegó un lunes, de esos tan traicioneros como mis viejos amigos… y todo se acabó. Traté de pensar en lo sucedido y, después de muchas deliberaciones, todo se fue por cauce seco.

Conclusiones que no llevan a ningún punto, pero que escatiman en pensamientos libres, con principio pero sin un final ajustado a la medida de la ocasión.

Quizás fue mi torpeza, mi falta de entendimiento, mi carácter inusual, mi falta de tacto… pero, no todas las conclusiones pecan de falta de autoestima. Quizás el destino, tenía un as guardado en su manga y acabó con todo, por puro deseo, por falta de realidad.

Tal vez, a estas alturas, esa circunstancia, me lleve a pensar en cosas que no tienen respuesta, en paralelismos análogos a mi plena conciencia. Deseos subjetivos que alcanzan un período de inestabilidad emocional, plena y duradera.

Fuente de la imagen

Hay algo más tras los cristales del corazón, algo más que me invita a seguir soñando, a mantenerme vivo en éste o el otro mundo. Aún queda vida dentro de mí y aún queda aire que respirar fuera de mi jaula de huesos.

El viento me favorece y, por una vez en la vida, no soy yo el que ha hecho algo mal, por lo que mi conciencia me persigue. Lo dicho anteriormente, es el destino, el cuál ya está escrito.

No tengo claro lo que soy ahora, no tengo decidido mi postura hacia ella… pero, hay algo que permanece y eso es amor. ¿Amor hacia ella?, aún no lo sé, pero sí, un deseo que me lleva a continuar ese sueño, por mucho que me lastimen, por mucho que mi corazón sufra…

Jezabel ✻ 🂽

UN INSTANTE EN LA VIDA I (089)

Alguna vez os habréis preguntado: ¿y si…? ¿Qué pasaría si no abandonase ahora, si continuase con mi sueño?

Muchos son los que abandonan sus sueños a primera de cambio, cuando sus fuerzas se les resisten y creen que la mejor forma es abandonarlo todo y continuar por otro camino.

El fracaso, una palabra que es veneno para un soñador. Una retirada a tiempo parece ser el camino más rápido, pero, el camino más corto, no siempre es el mejor.

Hace meses me encontré con alguien que me hizo cambiar para mejor, me devolvió la sonrisa y, tan rápido me la dio como me la quitó, pero marcó huella en mi vida.

Fuente de la imagen

Lo asemejo a una mezcla con la típica película americana, donde sería uno de los protagonistas y mi labor, hablando en plan fictício, sería la de invitar a una chica al baile de fin de curso.

Fueron muchos intentos y todos en vano, hasta que decidí continuar con mi sueño y hacer la pregunta clave en cuestión. Su respuesta fue “SI”. Nunca me imaginé esa contestación, pero no tenía mucho que perder, la verdad.

El “NO” lo tenía asegurado, claro está. Todo empezó como empiezan las historias de amor. Nos veíamos a diario y si no lo conseguíamos, hablábamos por teléfono. Era todo tan perfecto…

Los días pasaban y la relación se afianzaba cada día un poco más. Su familia me trataba a cuerpo de Rey, cosa que llevaba tiempo sin pasarme. Viajábamos mucho y nos reíamos constantemente. Sus caricias y abrazos, me llenaban de vida. Sus besos me hacían tener más cerca el cielo, un lugar ansiado por los soñadores, pero mantenía mis pies en el suelo, aunque solamente por estar cerca de ella y no alejarme demasiado.

Comentarios amargos en el trabajo, me desesperaban, pero me alentaban a seguir en la cresta de la ola. Eran muchos, pero yo estaba sólo contra viento y marea. Lo que algún Dios había unido y no lo separarían tan fácilmente. Nos conocíamos más y más… y empezaron los problemas.

Jezabel ✻ 🂽

ERRORES DE LOS QUE AÚN SIGO APRENDIENDO (088)

Siete años y se fue el amor que prometías. Largo fue lo que duró, cortos fueron los días. Lágrimas que manan haciendo daño sin dolor. Todo pasa por amar a quien me rompió el corazón.

Fuente de la imagen

A cada paso que doy, voy sintiéndome mejor. Todo este camino, ahora es sólo para mi. Ya no me consume la tristeza si no estás. Cansada de esperar, creer que un día volverás.

Soñaba con quien no me hizo sentirme mujer. No me pienso detener, no soy veloz pero sigo corriendo. Aún queda mucho por hacer, errores de los que aún sigo aprendiendo.

Me acepto tal y como soy, con mis virtudes y mis defectos. Qué alguien me diga, ¿cómo terminaría? Ya no quiero a quien antes no lo hacía. ¿Cómo le puedo arrancar de mi corazón?

Tengo vida en mis manos, en bandeja servida. Algo de amor, fuerza con la que se olvida. Quiero ser feliz aunque no sea contigo. Nada dura para siempre, amigo, en toda una vida.

Concluiste con esta historia, todo acabó así. Ahora ya no puedo creer más, no solo en ti. No me pienso detener, no soy veloz pero sigo corriendo. Aún queda mucho por hacer, errores de los que aún sigo aprendiendo.

Me acepto tal y como soy, con mis virtudes y mis defectos. Guarda lo mejor, quédate con todo lo demás. Trata de decirme cuánto puedas, pobre mortal.

Fuiste todo para mi y ahora no eres nada. No todas las lágrimas, siempre, fueron amargas. Si es que caigo, aún no está todo perdido. Levantarme tan sólo es una obligación.

No esperes ni dejes que ésto se muera, para decirme dónde es más dulce la espera. No me pienso detener, no soy veloz pero sigo corriendo. Aún queda mucho por hacer, errores de los que aún sigo aprendiendo.

Me acepto tal y como soy, con mis virtudes, con todos mis defectos. Mis pequeños defectos, mis grandes virtudes. Sabía que era largo el camino, que todo son piedras, pocas las luces.

Construyo un futuro a base de tesón, constancia sin miedo, puedo sentirme mejor. Aléjate antes, no pienses en decirme nada. Ojos que al no ver, no siente el corazón.

Libre porque ahora disfruto siendo yo. A cada paso que doy me siento mejor.

Jezabel ✻ 🂽

HEROICIDAD SOBRE EL PAPEL (083)

Si alguna vez habéis creído, soñado o, al menos pensado, en si existen o no la lámparas maravillosas o cualquier otro objeto mágico, que al frotarse aparezca un genio, ¿cuál sería vuestro mayor deseo?

Fuente de la imagen

Muchos pedirían ser ricos, guapos, famosos, ser felices toda la vida, incluso los más osados y grandes de corazón, pedirían la paz mundial, el ¡!!basta ya!!! de las guerras, de las armas, etc. Yo, más humilde soy, y sólo quiero que mi mayor deseo sea siempre el de ser como soy. Con mis defectos, mis virtudes, mis logros y mis fracasos…

Llego a ser rico, guapo para los que no piensan lo contrario, osado de corazón porque no pienso, ni llego a pensarlo tan siquiera, que algún día toda guerra se acabe, porque no todos opinamos igual, ni nunca lo haremos. ¿De qué sirve cuidar los bosques, los animales, evitar las drogas, las armas, etc si siempre hay y habrá gente que opine lo contrario y no haga caso de los verdaderos valores humanos, porque cada uno tiene su propia visión de la vida.

Siempre hay una frase para cada momento, una que describe con credibilidad cada instante en estas vidas y, a pesar de todo, no es buen momento para perder el tiempo en recordar momentos que uno siempre ha querido olvidar. No es buen momento para echar la vista atrás y revolver en el baúl de los recuerdos, si es así como se le podría llamar.

Todos hemos tenido alguna vez nuestro verdadero momento de heroicidad. Algunos han sido venerados como dioses y otros como ídolos de barro, pero nadie está a salvo de perderse en el olvido por su gloria pasada. Dicen que la gloria es pasajera y que todos acabamos cayendo de nuestro pedestal. ¿Acaso por mucho ídolo de barro que sea, no puede acabar cayendo de su estante en la pared? Al llegar al suelo ya ni siquiera es un semidios, tan sólo fragmentos rotos de barro…

A mi entender, la heroicidad o los héroes sobre papel, es o son aquellos que después de lograr sus hazañas, consiguieron plasmarse en libros, aunque después se hayan descubierto ciertamente sus verdaderas cualidades, y a riesgo de ser falsas, no se hayan agregado más nota alguna en esos libros, con el fin de cubrir con mentiras lo que los demás no saben a ciencia cierta.

Con todo esto quisiera decir que, por muchas historias que no cuenten, muchas leyendas, mitos, comentarios o, incluso chismorreos… no debemos creer en todo lo que nuestros oídos nos hacen escuchar, sino en lo que nuestra conciencia o nuestro corazón nos dice. Nada es verdad hasta que se demuestra lo contrario, ni nada es mentira mientras haya dudas con la verdad.

Admirados son los héroes que pasan desapercibidos y que tenemos colgados en retratos en nuestras paredes. Padres, abuelos, hermanos… amigos, nuestros verdaderos héroes, aquellos que luchan y luchan siempre a nuestro lado y que comparten su gloria con nosotros.

Jezabel ✻ 🂽

CIERRA UN CÍRCULO (082)

Se acercan los últimos meses del año y se amontonan los motivos para seguir sin volver la vista atrás. Si vuelves la vista estás perdido. Cuando creas que nada puede ir peor, la vida te sorprenderá de nuevo.

Fuente de la imagen

Me repetía, una y otra vez, viejos refranes y anécdotas sobre la vida misma, pero recalcaba sobre todo algo en particular de la guerra, algo que vivió en su propia piel, frases tan penetrantes que decían que la guerra lo era todo. Nadie estaba libre de ella. “Nunca dejamos de luchar por lo que creíamos, porque pensábamos que podríamos cambiar ese gran libro lleno de sueños llamado destino”. Nunca jamás nos llegamos a arrodillar ante nadie, porque supimos a ciencia cierta, que nadie era mejor que nosotros, que todos formábamos parte de esa guerra, que todos empezábamos de cero.

No abandonábamos ni nos rendíamos, nunca bajábamos la cabeza ante nuestros enemigos, porque, aunque tuviésemos miedo, alzábamos nuestra vista y enseñábamos los dientes. Siempre concluía, con una sonrisa, diciendo que, hasta los animales más fieros tenían miedo, por eso mismo, enseñan también los dientes. Contaba que, todo en esta vida tiene solución, incluso la muerte, porque, como él, creo en una segunda oportunidad, sin errores, en otra vida que transcurría paralela a ésta…

La muerte acecha en cada esquina. A cada paso que damos somos conscientes de que, en cualquier momento, caeremos. Caeremos sin piedad a manos de otro inocente. Dice una canción que: “las armas se hacen sólo para matar”.

En definitiva, siempre hay una segunda oportunidad, aquí o en la otra vida. Para los caídos, seguramente, habrá un pedestal en algún sitio, donde se les recuerde, al menos, en el corazón de cada uno de sus seres queridos e, incluso, no sólo para los caídos, sino para los vencedores, porque sólo se habla de ellos tras una guerra, pero la gloria es pasajera y todos acaban cayendo de eso pedestal que adorna cada una de sus vidas…

Jezabel ✻ 🂽