UN SUEÑO ETÉREO II (078)

Cuando se abrió la puerta, mi primera impresión fue buena. Era lo que esperaba ver. Una señora entrada en años con un vestido muy folclórico, adornado con velo morado y unos largos pendientes que aparentaban unos atrapasueños. Mientras mi amiga se presentaba con nombre y apellidos, lugar de residencia y demás, yo entré con un simple: “Hola”. Mientras le explicábamos el motivo de nuestra visita, la “bruja” puso su mirada fija en mí y no me quitaba ojo de encima. Me estaba empezando a incomodar cuando, cada vez que me movía, me seguía con su mirada. Harto de su seguimiento visual, y ya que yo no me corto para nada en lo que digo y pienso, me dediqué unas sencillas preguntas: ¿qué pasa? ¿te gusto?…

Fuente de la imagen

Su respuesta fue tan rápida como corta, ni que estuviese esperando mis dudosas preguntas. Con un simple: “Noooo”, se deshizo aquella neblina de silencio que se había formado entre ella y yo. Me agarró del brazo y me arrastró tras de sí hasta un saloncito muy mono y muy bien decorado. Al más estilo burdel de periferia, con una mesita redonda en el centro, nos hizo tomar asiento en aquellas incómodas sillas decoradas con cojines de colores, muy a los años 50. Mi amiga no reaccionaba. Se fijaba en toda la decoración existente y no perdía detalle ninguno. Yo, en cambio, no dejaba de lado la mirada de la bruja que no dejaba de hacerme preguntas estúpidas para mi gusto. Cuando me cansó, le dije en voz aletardada y un poco fuera de tono: “Mire, señora. He venido a acompañar a mi amiga a que usted le eche las cartas y le pase el agua o lo que quiera. Sinceramente, creo que es una grandísima pérdida de tiempo estar aquí. Ella es la que cree y la que le va a pagar. Repito que yo solamente he venido a acompañarla. Me hubiese quedado en la Feria de Muestras, que aún me quedaba muchas cosas por ver…” La dejé perpleja, no se lo esperaba. Puso una cara muy mística y, muy seria, intentó responder algo, pero no debió atreverse. Se quedó como con cara de mal humor. Pensé que la había cagado. Me preguntó si yo creía en lo paranormal, en los espíritus, en lo evidente aunque no esté al alcance de la vista, en la vida después de la muerte, en puertas astrales… y no sé qué más paranoias más. Le dije que sólo creo en mis propias posibilidades. Que creía en lo justo y nada más. No dispongo de tanto tiempo para dedicarme por completo a ello. A partir de ese momento, el diálogo entre ella y mi amiga se desvaneció por completo y se fue centrando en mí. No sabía por dónde salir de aquella conversación. No encontraba ni pies ni cabeza, ni por dónde sostener aquel diálogo…

CONTINUARÁ…

Jezabel ✻ 🂽

UN SUEÑO ETÉREO I (074)

Quisiera contar una vivencia basada en hechos reales. No estoy muy seguro, pero creo que fue en el verano del 2003, en Gijón, en pleno agosto. Un agosto muy caluroso. De la calle no logro acordarme. Me costaba hasta escribirla. Del nombre de ella, sí. Concepción se llamaba y, de oficio, bruja.

Fuente de la imagen

Tengo una amiga que cree en todo cuanto se pueda creer. Creyente a más no poder. Mitomaníaca, supersticiosa y devota compulsiva. Se moriría si se le cruzara un gato negro, sin ser capaz de remediar algo pronto para deshacer el entuerto. No pasa por debajo de las escaleras apoyadas en la pared. Creo que, incluso, no pasa ni por las que están cerradas y en el suelo. Se levanta con el pie derecho siempre y reza cada vez que sus pies tocan la calle. Como si en casa no le fuese a pasar nada malo. Lleva consigo todo tipo de amuletos “mágicos” para ahuyentar todo mal de su lado. Llega a irritarte con su mirada inquieta, cuando no te quita ojo de encima, para ver lo que haces o dejas de hacer. Resulta molesta a veces pero se le acaba cogiendo cariño. Tiene otro tipo de cualidades que le hacen innata. Me ayudó en momentos clave de mi vida y, por muchas rarezas que tenga, me gusta como es. Sabe de sobra que yo no creo en esas estupideces. Con la suerte se tropieza de vez en cuando y que, cuando algo malo te pasa, es porque algo mejor está a punto de cruzarse en tu camino.

Pues bien. Aquel sábado caluroso de agosto no había nada bueno que hacer. Lo primero, pisamos la Feria de Muestras a una hora muy prudente y, cuando empezó a apretar bien el sol, salimos de aquella ratonera y fuimos directos a tomar unas cervezas a una terraza, a orilla del Piles, lindando con Somió. Por la tarde, ella había quedado en un gabinete de esoterismo, con una de esas que se hacen llamar brujas. Accedí a acompañarla, no me lo podía perder por nada del mundo. Me debatía entre pasar calor o reírme un rato, no lo dudé ni un instante. La cuestión era echar las cartas y pasar el agua, porque algo malo le estaba pasando. O eso afirmaba. Llevaba unas semanas muy malas y no había manera de quitarse el supuesto mal de ojo que le habían echado. Aparcamos el coche en El Molinón y decidimos ir caminando. Mala idea. Demasiado largo el camino, mucho sol y poco dinero en el bolsillo para refrescar la garganta. El trayecto, poco alentador. Las “batallitas” que me iba contando amargaban mis pasos. De repente, me dijo: “aquí es”. Una luz se me iluminó.

Respiré lentamente y esbocé una sonrisa, antes de meterme en aquel sombrío portal. El aire era fresquito allí dentro, pero no disponía de ascensor y encima era un quinto piso. Supuse que, al ir a ver a una bruja, era lo normal el vivir lo más cerca posible del tejado. Para qué quería un garaje, pudiendo usar la escoba para moverse por la ciudad… La luz de la escalera se nos apagaba casi en cada piso. Qué ganas de llegar al quinto… Si todas las puertas de las viviendas, disponían de un timbre normal y corriente, ésta no iba a ser tan vulgar. A falta de timbre, en la puerta colgaba una mano sujetando una bola, de algo parecido al cobre, pero roñoso. Saqué la mano del bolsillo y me decidí a dar con fuerza a la puerta. Que se imaginase la bruja qué tipo de gente era la que llegaba a su casa. Gente con decisión y sin miedo. Todo mentira. Si mi amiga estaba acojonada, yo creo que más, pero solamente respiraba cierto respeto. Aquel sitio me ponía los pelos de punta. Menudo antro de perdición, ni en las mejores películas se encontraba algo así. Golpeé la puerta, si no recuerdo mal, unas cinco veces. Una por cada vez que se nos apagó la luz mientras subíamos. Mi amiga sudaba en frío. Estaba mal, muy mal. Intenté bromear para que se relajase un poco: “Parece que tarda en abrir… Se estará colocando bien el ojo de cristal”. Resultó, pero se puso más nerviosa aún.

CONTINUARÁ…

Jezabel ✻ 🂽