LA PIEL, PLACER FEMENINO (180)

¿Quieren en verdad saber cuál es el secreto, único y verdadero, del placer femenino?

A veces los misterios más grandes tienen su respuesta en la palma de nuestra mano. Literalmente. Como secreto que se precie, por misterioso y bien guardado, su desvelo no es asequible a cualquiera, no, eso le quitaría valor, de ahí que: “entiende el que puede y no el que quiere” pero, tengo el compromiso de dar luz y eso haremos hoy. Les hablaré con conocimiento, como siempre, quizás cite alguna fuente pero hoy, en honor a alguien muy especial, hablaré de mi propia experiencia. Así que, con el tono que conocemos, conjuro a las palabras una vez más…

La arquitectura de nuestro cuerpo, perfectamente diseñada (casi al límite de lo inverosímil), tiene como culminación de obra un órgano tan extenso como sensible. Y todo el mapa del placer femenino está dibujado artísticamente sobre él. El placer tiene una vinculación existencial con las sensaciones. Sin sensaciones, no hay placer. De ahí que, muchas veces como disparador  y otras tantas como en si mismo, el motor de las sensaciones se enciende, tiene su punto de partida en cualquier punto de este mapa…

La piel en toda su extensión, en cada centímetro de ella, es el vehículo que nos transporta sin escalas al placer. El conocedor sabe qué lugares de este mapa y su ubicación obtienen una respuesta más directa y qué lugares no. La piel nos separa del mundo y, a la vez nos conecta con todo; y, cuando está concientemente estimulada, responde de un modo que a veces pareciera tener voluntad propia.

La piel es ama y señora, la piel decide. La piel por cercanía o contacto nos dice que tan cerca o que tan lejos puede llegar el otro. La piel nos alerta y a la vez anestesia, la piel es el horizonte de nuestro cuerpo. Sin piel, desconoceríamos el universo del placer.

Hay pieles que responden a otras pieles, se llama química. Hay pieles que se encienden con otras pieles, hay pieles que se funden con la que le sabe provocar y es difícil ver dónde empieza una y dónde termina la otra. La piel es un órgano inteligente, toma decisiones y las comunica al cerebro. Acercarse de mal modo, o del modo incorrecto puede hacer que nuestra piel reaccione. En la intimidad, no es muy distinto. Muchas veces el hombre se preocupa por el órgano sexual, los modos de estimularlo, las poses, las formas… y se olvida que, todos los órganos sexuales, están recubiertos por piel. Antes de aprender a estimular nada hay que saber cómo tocar una piel.

Millones de terminales nerviosas conforman la piel. Existen lugares de alta sensibilidad erógena, más en la mujer: el cuello, los oidos, la ingle, el límite entre la espalda y la cola, esa región donde el cuerpo femenino hace como un medio arco en la mayoría de las mujeres.A los comúnmente visitados, pezones y clítoris, estas regiones tienen la capacidad de procesar a velocidad de la luz la respuesta sexual femenina, antes de estimular mecánicamente, clítoris o pezones, predispone al goce, relaja.

La previa del encuentro sexual, quizás por una sobredosis de información, precondiciona al varón en general a que, juego previo, es estimulacion directa del clítoris, pezones o zona anal.

El hombre como humano avanzó mucho y lo seguirá haciendo pero, en cuestiones sexuales, seguimos siendo muy primitivos. Y en la mujeres seguirá ganando el que sabe más cómo que dónde.

Fuente de la imagen

El roce no sólo es necesario sino fundamental. La caricia tiene un preámbulo como toda buena obra y es el roce. El roce es el acercamiento, suave, apenas presionado de una piel con otra piel. El roce toma datos que el cerebro decodifica al instante: es compatible, me gusta, me excita, puede seguir avanzando y da señales. Cambia de temperatura, humedad, se enardece, se prepara y, prepara al resto del cuerpo, para el choque, la fusión.

Acercarse a otro respetando los límites que la piel establece y violándolos cuando lo permite, marca la diferencia entre un encuentro sexual exitoso o  no. No todos nacen, si se hacen, en el arte del sexo para saber dónde exactamente una mujer explota al amar, pero todo el mundo puede y debe aprender cómo.

Generalmente, uno trata al otro como lo tratan y con la piel no es excepción. Aún para esos días donde el amor pide ser salvaje, no pensado, rápido y furioso, los dos segundos en que la mano tocó el otro cuerpo, en la conciencia de que pasa el límite del otro, es decir, está tocando su piel, hace la diferencia.

Siempre será excitante en una mujer sana con una pareja que le guste, sentir su mano sobre el pubis pero, si antes se acerca por detrás con una mano junta sus muñecas en la espalda, mientras su boca apenas roza el cuello de ella en un jadeo contenido, y con la otra baja, suave, despacio, buscando el borde de su ropa interior, creedme que si honras a la piel, ella sabe cómo retribuirte.

“Dios hizo a los gatos para darle al hombre el placer de acariciar un animal salvaje”

*Buenos vientos, navegantes* (ASTªREBRILLª)

UNA VISIÓN SOBRE LA CIBERCULTURA DEL CIBERSEXO (160)

Edgar Gómez Profesor-investigador en la la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima, México, se ha dedicado a investigar la cibercultura desde hace años. Ha escrito textos sobre Comunicación Internacional, Comunidades Virtuales y la Comunicación Mediada por Computadora (CMC) en diversas publicaciones. Es colaborador del laboratorio para la Cibersociedad y es coproductor de un programa de radio de músicas del mundo.

Respecto del Ciber sexo y desarrollo, escribió lo siguiente:
Lo que si puedo decir es que me sigue impresionando la forma en la que el Internet se está convirtiendo en una “incubadora” empresarial que hasta los programas “Emprendedor” del Tec o el de “Changarros” de Fox envidiarían. La oferta de páginas de personas que tienen su webcam y que, ya sea por una actitud desinteresada y altruista o por una franca visión neoliberal, interactúan sexualmente con un “público” asiduo, es enorme.

Fuente de la imagen

En ese sentido, el Big Brother es una mala reproducción para las “masas” de lo que a diario se puede contemplar en el Internet. Hace poco me llegaron un par de correos de mexicanas que promocionaban páginas de este tipo (evidentemente no difundiré esta información, baste decir que la edad, la posición social o la talla no son impedimento alguno para que estas mujeres difundan su mensaje al cibermundo) por si alguien creía que en México no se cocían esas habas.

Por otro lado, la pornografía encuentra en Internet no sólo el medio y el fin sino el recurso, el espacio, el tiempo y la tecnología para desarrollarse, sin duda una de las industrias más importantes en la Red. Pero más allá de lo comercial y rentable que pueda ser el Internet para las empresas pornográficas (caseras y macro), también es la forma novedosa de una práctica que yo recuerdo mucho en mi infancia: el intercambio de estampitas.

la versión moderna e hipertecnológica se llama Internet y tiene como su cúspide la página Napster del porno (Napster es un programa que permite intercambiar archivos de música entre usuarios sin necesidad de un servidor central).

Esta página funciona igual que estos intercambios en la esquina: al conectarte puedes bajar el software que te abre las puertas a todas las fotos, vídeos, imágenes, animaciones y demás linduras que tengan miles de usuarios en su archivo personal.

Y para no parecer apologista de la pornografía, pasamos al ciberpudor.
A las personas que creen que Internet es una sucursal virtual de Sodoma y Gomorra, quizá les tranquilice saber que también hay un espacio (pequeño, hay que decirlo) en donde la sexualidad no sólo se evita sino que se ataca. Páginas que promuevan y destaquen la abstinencia sexual, existen (un poco menos que de las de pornografía, pero existen), desde organizaciones estilo “Pro-Vida”, como la página “Vida humana”, en donde además atacan al aborto de manera muy enérgica, hasta organizaciones juveniles tanto gubernamentales como no gubernamentales que promueven la abstinencia sexual como una solución, sobre todo, a las enfermedades de transmisión sexual.

Ahora, una cuestión que me parece muy positiva e interesante del Internet es que también funciona como un vehículo de creación de vínculos de solidaridad, de información, de apoyo y de difusión, ya sea para grupos marginados o simplemente para personas que quieren hablar de sexualidad. Páginas como “Nación Gay”, “Zona Eros” y muchas más, representan un intento desde la sociedad civil de utilizar a la Red como un espacio de reflexión y discusión sobre la sexualidad sin tabúes, sin prejuicios y con una verdadera conciencia sobre la importancia de ello en una sociedad moderna y abierta.

Astarebrilla dice: Como se usa internet, aun como se usa el ciber sexo, es directamente proporcional al tipo, interés, formación y niven moral del usuario. Existen tantos tipos de uso de internet como personas hay en la Tierra.

Ciberlágrimas (otros usos derivados del ciber sexo). Es cierto, no todo en la vida es gozar, y a veces por el mismo gozo se sufre. Estos dos sentimientos se unen en la página llamada El cornudo vengador, en donde se exponen fotos de mujeres (por supuesto, las más buscadas son las que tienen algún tipo de desnudo) que han engañado a sus parejas (es un sitio con fotos solamente de mujeres porque todavía no hay un desarrollo tecnológico que permita tener una base de datos con todos los hombres que han engañado a sus parejas). En fin, que el sitio se divide en galerías en donde los varones cuentan la historia de cómo fueron “cornados” por sus amadas doncellas y, cómo la lapidación por adulterio de los africanos, la venganza es exhibirlas ahí (con Internet o sin él, no hemos aprendido nada aún).

Una de estas declaraciones varoniles, lastimosas y con el corazón roto, dice: “Espero que su web llegue lejos como una gran labor social que está realizando”. Sin duda deberían incluirla en los apoyos para las ONG´s o en planes de desarrollo tecnológico para la civilización como un ejemplo de solidaridad y buena voluntad. (Por  pensar así, justamente, te habrán engañado)

*Buenos vientos, navegantes* (ASTªREBRILLª)