NUEVE LUNAS (229)

Su familia no aceptaba nuestras relaciones. Absurdas diferencias  étnicas y religiosas se anteponían a nuestro afecto. Sara pidió la comunicación, para dejar conforme a sus  padres. Gabriel, el conserje del hotel, aseguró que en instantes conectaba con el número solicitado.

Abrí la ducha y me metí dentro. Hacía años que conocía a Sara y siglos que la amaba. Disgustado por esta situación absurda, empecé a enjabonarme. La suite era realmente confortable, con todas las comodidades y el status que exige la vida moderna. Me dejaba satisfecho. Su ingreso en la ducha también. Era un juego y es tan hermoso disfrutar de un juego compartido. Recorrer lentamente su geografía me transportaba hacia mundos aún inhabitados. Beber en su piel como en un claro arroyo. Agotar las formas y las reformas. Andar nuevos caminos enancado en la esperanza. Desandar los sueños de la mano de sus ojos.

Desde el frigo-bar le ofrecí una copa que aceptó en silencio. La observé atentamente. Cómo un águila al acecho, comencé a volarla en círculos, reconociendo el terreno. Sus ojos, sus hombros, sus caderas, sus pies diminutos, su otro costado y otra vez  su mirada. Me pongo en camino y me poso en los hombros. De un salto feroz me convierto en  lobo estepario y me agazapo. Midiendo mis pasos desciendo la sabana de su espalda. Me aventuro en las caderas y su costado, escondiéndome de un salto en  la hondonada de sus senos.

Desde allí observo sus movimientos. Dispuesto a destruirte de un zarpazo y devorarte y relamerme, luego me abalanzo. Convertido ya en viento, te penetro. Recorro una por una, tus cavernas y misterios. Navego en dulce río que de pronto se convierte en lava ardiente y nos funde en el infierno. El Caronte atrevido me rescata a tiempo. Y desciendo por tus piernas níveas hacia otros cielos. Te observo y  en silencio…, otra vez te sobrevuelo como un águila al acecho.

El Diario de Noah Fuente de la imagen

Me serví una cerveza, mientras Sara se daba una ducha. Aproveché para llamar al conserje y pedirle que nos reservara una mesa íntima en el restaurante del hotel. Como cualquier sábado, era noche de gala.  El dueño del hotel, atendía a los comensales como un maître efectivo y con oficio. Jesús -el mozo- nos trajo de entrada un exquisito jamón glasé con ananás y cerezas al maraschino. Unas estupendas fetas de jamón serrano de medio centímetro de grosor, glaseadas con azúcar y saltadas en manteca. Descubría con Sara un nuevo Malbec de una desconocida bodega mendocina. Percibíamos su aroma suavemente frutado, su estructura aterciopelada y la persistencia del sabor en nuestras bocas, casi como nuestro amor. Jesús arremetió de nuevo con un Lomo Strogonoff y un Carré de cerdo a la Mostaza. El lomo servido con un timbal de arroz y una salsa a la páprika con crema de leche y abundantes champiñones. El carré, saltado en una salsa de crema de leche, mostaza, puntas de espárragos y servidos con papas noisettes milanesadas, que según me aclaró Carlos, el cheff del hotel, se llama Risoll.

A pesar de ubicarnos en una mesa discreta, sobre uno de los costados del salón, fue virtualmente imposible resistirse a la invitación del anfitrión. Una copa de champagne para concluir la agradable velada.Sara y yo, nos hundimos otra vez en los sueños y en nuestras esperanzas. Ya tarde, nos retiramos a la habitación, donde intentamos descansar de los otros.

Durante el desayuno, realmente me sorprendió. No lo esperaba. Sobre una servilleta,  dibujó una cuna que me paralizó el corazón. Estaba embarazada. Y entonces recordé aquellos hermosos versos del poeta santafesino José Pedroni:

“Mujer, en un silencio que me sabrá a ternuras // durante nueve lunas crecerá tu cintura; // y en el mes de la siega tendrás color de espiga, // vestirás simplemente y andarás con fatiga. […] // Un día, un dulce día con manso sufrimiento, // te romperás cargada como una rama al viento, // y será el regocijo de besarte las manos, // y de hallar en el hijo // tu misma frente simple, tu boca, tu mirada, // Y un poco de mis ojos, un poco, casi nada…

Mi felicidad fue indescriptible. Ahora siendo tres, como la santísima trinidad, no existirán las fronteras que pudieran detenernos y mucho menos intentar tan siquiera separarnos.

*** Daniel Omar Granda ***

VIVO, LENTAMENTE MUERO [VERSIÓN ORIGINAL] (171)

Dichosa tu nueva vida que se encierra tras un cristal. Angosto es el camino que nos arrastra a la eternidad. Estrella de la fortuna nunca dejes de brillar…

Creo en el vil fracaso y no en otra oportunidad. Todo un acierto, sin saber cuál es la verdad. Si mueres, no te vayas sin decirme a dónde vas…

Dedico mi tiempo a escribir frases de perdón y a reinventar mil maneras de olvidar, a deleitarme con recuerdos de nosotros dos, aún me quedan piedras con las que tropezar.

…Y me verás llorar, dibujando y dibujando sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón. Palabras de amor tatuadas de mujer. De nuevo me verás caer…

Fuente de la imagen

A veces, descuelgo mis alas y vuelo a ras del mar. Los muros de este sueño puedo atravesar. Vivo y lentamente muero, sabiendo cuál es mi final.

Las palabras son relatos de mi injusta libertad. Llegamos a la última función. Sesión de butacas vacías. Aquí arriba soy el único actor interpretando oportunidades perdidas…

…Y me verás llorar, dibujando y dibujando sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón. Palabras de amor tatuadas de mujer.

Y me verás llorar, dibujando y dibujando sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón. Palabras de amor tatuadas de mujer.

De nuevo me verás caer…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

VIVO, LENTAMENTE MUERO [VERSIÓN 2] (170)

Si dedicas tu nueva vida a encerrarte tras un cristal. Andar este angosto camino sólo te arrastra a la eternidad. Si mueres, no te olvides de decirme a dónde vas…

Si crees en el cruel destino esperando otra oportunidad. Si despliegas tus viejas alas y vuelas acariciando el mar. Si la estrella de la fortuna hoy dejase de brillar…

Fuente de la imagen

Dedicado a escribir frases de perdón, reinventando mil maneras de olvidar. La última sesión de butacas vacías. ¿Vivo o muero? ¿Es éste mi final?

Lloraré y lloraré en un lejano rincón. Caricias, esbozos que imitan a un corazón. Palabras de amor… Escribiré y escribiré sobre un papel. Caricias, esbozos que imitan a un corazón. Lágrimas de amor, sabor a derrota y a miel. De nuevo, me verás caer…

*ICARO

VIVO, LENTAMENTE MUERO [VERSIÓN 3] (169)

Si dedicas tu nueva vida a esconderte tras un cristal. Si andar este angosto camino, sólo, te arrastras a la eternidad. Si mueres, no te olvides de decirme a dónde vas…

Si haces migas con el destino esperando otra oportunidad. Si descuelgas tus viejas alas y vuelas a ras del mar. Si tu estrella de la fortuna hoy dejase de brillar…

Lloraré y lloraré, en un lejano rincón… Caricias, esbozos que imitan a un corazón, palabras de amor… Escribiré y escribiré, en un trozo de papel… Caricias, esbozos que imitan a un corazón, lágrimas de amor, sabor a derrota y a miel. De nuevo me verás caer…

Fuente de la imagen

Sigues vivo, pero lentamente mueres ajeno siempre a esta tempestad. Si te dedicas a escribir frases de perdón y a reinventar mil maneras de olvidar.

Lloraré y lloraré, en un lejano rincón… Caricias, esbozos que imitan a un corazón, palabras de amor… Escribiré y escribiré, en un trozo de papel… Caricias, esbozos que imitan a un corazón, lágrimas de amor, sabor a derrota y a miel. De nuevo me verás caer…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

OLVIDO (148)

Dulce y casi locura. Como un sentimiento verdadero. Por el momento, abandonado como el viento. Qué forma tan fría y tan poco galante. Qué bien lo destila y qué poco brillante. Última estación de este invierno…

Sólo quería verte, aunque después me refugié en mi dolor. Fuí negado a caer de nuevo en tus pecados. El lado contrario al nuestro es más seguro. Me sentía cohibido y tú tan dolorida. Reaccionamos para dar vida a nuestras vidas.

Fuente de la imagen

Este orgullo destroza todo cuanto llevas dentro. Ese sueño que aún goza de privilegio y sentimiento. Amar, me hace llorar. Resignarme por tanto odiar. Harto de pensar que nunca llegarán a morirse historias que no son realidad.

¿Cuánto más tengo que aguantar esta soledad? Cada estrella que se muere, cada paso hasta el final. Cada recuerdo noble que nos hace pensar. Cada hecho y palabras que no logran ocultar que este amor era y será de verdad.

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

MUJERES DEL 36 (141)

Pasamos los años creyendo que se trataba de un mal sueño y que nuestros lamentos nos abrirían las mismísimas puertas del cielo. Dicen que nada queda en el recuerdo que alimente hoy nuestros miedos. En este infierno, lo que siempre sobra, es silencio…

Renacieron de sus cenizas viejas glorias que lucharon en sus días. Anhelábamos reflotar nuestras vidas construyendo nuevamente sobre un suelo en ruinas. Dicen que nada queda en nuestros recuerdos salvo vagos sentimientos. En este infierno, lo que siempre sobra, es silencio…

Fui voz libertaria que retumbaba en la batalla. Acabé siendo una rosa marchita secada sobre el papel.

Fuente de la imagen

Un alma bondadosa, luchadora y madre; y, ante todo, mujer. Queríamos ver un nuevo mañana mientras las cruces crecían en el jardín. Era luchadora y madre pero, ante todo, mujer. Una mujer del 36.

El miedo avanzaba y, a cada paso, eran más los caídos. Buscábamos esperanza entre restos de escombros, sueños rotos y heridos. Dicen que nada queda en el recuerdo, ni llantos ni lamentos. En ese infierno, lo que siempre sobraba, era silencio…

Fuimos voces libertarias que brotaban en el fragor de la batalla. Fuimos rosas marchitas secadas sobre el papel. Almas bondadosas, luchadoras y madres; y, ante todo, mujeres.

Queríamos ver un nuevo amanecer, mientras las cruces crecían en el jardín. Éramos luchadoras y madres pero, ante todo, mujeres. Mujeres del 36.

Jezabel ✻ 🂽

EL ANGEL CAÍDO [EXILTIME] (128)

Soy el dolor que infunde el miedo. La ténue luz de este silencio te quema por dentro. Sólo a mi Dios guardo respeto de ser en vida algo incierto. He muerto por ellos.

Soy más audaz de lo que pensabas con el batir de mis viejas alas. Yacían cansadas. Sólo mi voz arrulla al viento. Cada palabra se hace aliento y caigo de nuevo.

Soy montaña de un grano de arena. Mi piel, reseca. Mi alma, en pena. Bendita condena. Sólo miradas que partan el alma, con las primeras luces del alba, se hacen amargas.

Fuente de la imagen

Soy la piedra que forja el destino. El que aniquila al ángel caído. Destruyo su nido. Sólo es aprecio si haces camino. Leyenda errante del mundo, amigo. Deseo cumplido.

Soy la ceguera de tus ojos tristes. La llama eterna que no te olvide. Mueres o vives. Seré la sed que sacie tu cuerpo, que se alimenta de ese miedo que sigue quemando por dentro…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

* A Jonathan Rosado Rancaño, uno de esos grandes amigos que se cuentan con los dedos de una mano. Incansable luchador abatido por la leucemia (09/09/2001).

NOSTALGIA [EDEN] (116)

Música: Javier Díaz / Letra: Miguel Granda

Puede ser la lluvia cayendo sobre el mar o el viento, que viene y que va. Puede ser una nueva juventud que temple mi soledad. El cálido aire del sur…

Siempre irán, tu destino y mi final. Unidos y no morirán. Desplegar mis alas y volar. Un sueño desterrar.

Fuente de la imagen

Es tal vez la luz del sol quien me hace retroceder o el frío quien me abrasa la piel. Dicen que el cielo dirá y al fin he vuelto a caer. Quizás la muerte sea más dulce, mujer.

Siempre irán, tu destino y mi final. Unidos y no morirán. Desplegar mis alas y volar. Un sueño desterrar.

Ahora empieza y todo acaba. Hay caprichos y poco más. Sueños que llenar…

Siempre irán, tu destino y mi final. Unidos y no morirán. Desplegar mis alas y volar. Un sueño desterrar.

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

VIVO, LENTAMENTE MUERO [VERSIÓN 4] (113)

Dichosa mi nueva vida aislada tras un cristal. Angosto camino que nos arrastra hacia la eternidad. Frenético y absurdo silencio, buscando una triste oportunidad. Bendita estrella de la fortuna nunca dejes de brillar para mi.

Dedico mi tiempo a escribir frases de perdón y a recolectar mil maneras de olvidar. Me mantengo vivo y hasta se me olvida respirar. Si mueres, no te olvides de decirme a dónde vas.

Y me verás, dibujar y dibujar sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón, palabras de amor con esencia de mujer. De nuevo me verás caer.

Fuente de la imagen

A veces, descuelgo mis alas y vuelo a ras del mar. Ruego a la luz no dejarme atrapar por la oscuridad. El pasado se vuelve contra mi como una dura tempestad. Qué difícil es tenerte ahí, tan cerca, y no poderte tocar.

Y me verás, dibujar y dibujar sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón, palabras de amor con esencia de mujer. De nuevo me verás caer.

Me sumerjo en mi memoria y comienzo a recordar qué ha sido de mis principios que no han sabido valorar. Tímida estrategia que vale algo más. Vivo y lentamente muero si me vuelvo a enamorar. Quién despista a mi destino si no es este mi final.

Y me verás, dibujar y dibujar sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón, palabras de amor con esencia de mujer. De nuevo me verás caer.

Y me verás, dibujar y dibujar sobre un papel, esbozos que imitan a un corazón, palabras de amor con esencia de mujer. De nuevo me verás caer.

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

HEROICIDAD SOBRE EL PAPEL (083)

Si alguna vez habéis creído, soñado o, al menos pensado, en si existen o no la lámparas maravillosas o cualquier otro objeto mágico, que al frotarse aparezca un genio, ¿cuál sería vuestro mayor deseo?

Fuente de la imagen

Muchos pedirían ser ricos, guapos, famosos, ser felices toda la vida, incluso los más osados y grandes de corazón, pedirían la paz mundial, el ¡!!basta ya!!! de las guerras, de las armas, etc. Yo, más humilde soy, y sólo quiero que mi mayor deseo sea siempre el de ser como soy. Con mis defectos, mis virtudes, mis logros y mis fracasos…

Llego a ser rico, guapo para los que no piensan lo contrario, osado de corazón porque no pienso, ni llego a pensarlo tan siquiera, que algún día toda guerra se acabe, porque no todos opinamos igual, ni nunca lo haremos. ¿De qué sirve cuidar los bosques, los animales, evitar las drogas, las armas, etc si siempre hay y habrá gente que opine lo contrario y no haga caso de los verdaderos valores humanos, porque cada uno tiene su propia visión de la vida.

Siempre hay una frase para cada momento, una que describe con credibilidad cada instante en estas vidas y, a pesar de todo, no es buen momento para perder el tiempo en recordar momentos que uno siempre ha querido olvidar. No es buen momento para echar la vista atrás y revolver en el baúl de los recuerdos, si es así como se le podría llamar.

Todos hemos tenido alguna vez nuestro verdadero momento de heroicidad. Algunos han sido venerados como dioses y otros como ídolos de barro, pero nadie está a salvo de perderse en el olvido por su gloria pasada. Dicen que la gloria es pasajera y que todos acabamos cayendo de nuestro pedestal. ¿Acaso por mucho ídolo de barro que sea, no puede acabar cayendo de su estante en la pared? Al llegar al suelo ya ni siquiera es un semidios, tan sólo fragmentos rotos de barro…

A mi entender, la heroicidad o los héroes sobre papel, es o son aquellos que después de lograr sus hazañas, consiguieron plasmarse en libros, aunque después se hayan descubierto ciertamente sus verdaderas cualidades, y a riesgo de ser falsas, no se hayan agregado más nota alguna en esos libros, con el fin de cubrir con mentiras lo que los demás no saben a ciencia cierta.

Con todo esto quisiera decir que, por muchas historias que no cuenten, muchas leyendas, mitos, comentarios o, incluso chismorreos… no debemos creer en todo lo que nuestros oídos nos hacen escuchar, sino en lo que nuestra conciencia o nuestro corazón nos dice. Nada es verdad hasta que se demuestra lo contrario, ni nada es mentira mientras haya dudas con la verdad.

Admirados son los héroes que pasan desapercibidos y que tenemos colgados en retratos en nuestras paredes. Padres, abuelos, hermanos… amigos, nuestros verdaderos héroes, aquellos que luchan y luchan siempre a nuestro lado y que comparten su gloria con nosotros.

Jezabel ✻ 🂽