FRÁGIL [VERSIÓN ORIGINAL] (231)

Miénteme.
Me arropaste con el frío
de la soledad,
demostrando con torpeza
tu fragilidad.

¿Y, si a la vuelta de la esquina,
tus pies se paran
encontrando su final?

Supiste que,
si desviando tu mirada
hasta entretenernos,
éramos verdaderos pioneros
de todo cuánto supimos.

¿Y, si a la vuelta de la esquina,
tus pies se paran
encontrando su final?

Ya no volverás a demostrar
que aún te queda mucho por hacer.
Sutil, incauta y con dulzura.
Sabrás que en sueños fuiste mía.

Fuente de la imagen


No queda nada por lo que luchar.
Atormentado sin saber qué hacer.
Distante, inerte y aire a locura.
Sabrás que en sueños fuiste mía.

Frágil,
si ahora te sientes frágil.
Y grita,
si ahora te sientes frágil.

Frágil,
si ahora te sientes frágil.
Y grita,
si ahora te sientes frágil.
Cuando toques de nuevo fondo
vuelves conmigo a saltar…

¿Y, si a la vuelta de la esquina,
tus pies se paran
encontrando su final?

*ICARO©

JONY (206)

Quizá esta no sea una historia cualquiera. Es algo más que una heroicidad escrita sobre un papel. Algo más que un sacrificio marcado a fuego. Solamente podemos llamarlo: “ganas de vivir”. Auténticas ganas de darle la vuelta a la última partida contra la muerte y derrocarla. Qué os puedo contar sobre el hecho de ir al hospital por alguna dolencia y salir de allí con un informe que dice claramente que, en palabras que todos entendamos, somos portadores de algún tipo de cáncer. No puedo imaginarme lo que se te puede venir a la cabeza en esos momentos. Tampoco lo que puede sentir tu familia. Supongo que es un dolor indescriptible, un peso que hace que tu cuerpo no reaccione, una serie de pensamientos que no pueden llevarse a cabo porque la vida sigue y no es momento de que nuestras fuerzas flaqueen.

En líneas generales, pienso mucho en cierta persona que, a pesar de detectarle leucemia, siguió con su vida, por mucho que ésta le estuviese ahogando. Él ha sido uno de mis mejores amigos. Ese tipo de amigos que cuentas con los dedos de una mano. Ese que siempre es el primero al que cuentas. Él influyó mucho en todo lo que llevo escrito desde que murió. Falleció en 2001, dos días antes de la destrucción de las vidas de miles de personas, de sueños por alcanzar, de romperse familias. Dos días antes de caer las Torres Gemelas.

Recuerdo aquel día como si hubiese sido ayer. Un 9 de Septiembre de 2001 comenzaba para mi una nueva andadura, un trabajo fuera de mi hogar, de “la mi tierrina”. Mi estancia en Madrid durante unos años no empezaba nada bien. Con apenas 21 años, nos dejaba. Aquella noticia me hundió bastante y, es a día de hoy, que aún sigo recordándole muy a menudo. !Cómo no!. Personas así, cuesta muchísimo olvidarlas.

Fuente de la imagen

Poco antes de su muerte, consiguió reunir a varios de sus mejores amigos. Un sábado de noche salimos cuatro amigos a tomar algo y distraerle un poco de su penuria. A pesar de sacar fuerzas de donde no quedaba nada, él quería intentar disfrutar un poco charlando y riéndose con nosotros. La verdad que, viendo cómo estaba ya, poca era la gracia que podíamos infundirle. Era un sábado noche muy amargo, pero íbamos a hacer todo lo posible para cambiarle los planes y, al menos, intentar pasárnoslo lo mejor posible. No hacía muchos días que había salido del hospital después de estar varios meses ingresado. La enfermedad estaba haciendo bastante mella en él. Si no recuerdo mal fueron casi 6 meses allí encerrado y bastante aislado sin poder ver más que a algún familiar.

La cuestión es que, días después de salir del hospital y reunirnos, conseguimos estar juntos, aunque pocos, pero animarle y divertirnos con él por las calles del Antiguo de Oviedo. Le llevábamos casi en volandas porque apenas podía mantenerse en pie. Su piel, a pesar de ser casi de noche se tornaba amarillenta. Los rasgos de la cara eran de un moribundo y ya casi no tenía pelo en la cabeza, ni apenas cejas, barba, pestañas… Era una especie de cadáver andante. Recuerdo que la gente nos miraba sin cesar. Éramos todo un espectáculo por las calles ovetenses. Parecía que pronosticaba ser su mejor noche durante aquel calvario.

Para los más veteranos del municipio, seguro que recuerdan un pub clásico llamado “El Equilibrio”, muy cerquita del Conservatorio de Música. Allí había, y creo que aún sigue habiendo, un pequeño parque cercado por un bordillo bastante alto, donde la gente solía sentarse a tomar sus copas, sus cervezas o hacer el típico botellón. Un tiempo en que no había tantas prohibiciones de salir fuera del local con las consumiciones. Está claro que hablamos de otros tiempos. Aunque parezcan tan lejanos.

Eran poco más de las dos de la madrugada y, mientras dos del grupo iban a pedir a la barra, yo me quedé unos instantes con él. No paraba de mirarle. Me asustaba, entre comillas, su aspecto. Le dije que no le veía nada bien. Ni por asomo le veía un ápice de sentir algo bueno en su cuerpo. Le pregunté el porqué de querer salir con nosotros aquella noche. Había cosas que no me cuadraban. Mirándome fijamente, con voz temblorosa y empezando a derramar las primeras lágrimas por sus mejillas, me dijo:

“Siento como mis fuerzas me están abandonando por completo. No es que desista de seguir luchando, es que ya no puedo aguantar más. Y está claro que no es para demostraros lo bien que estoy. Salta a la vista que ya estoy más muerto que vivo. Si estoy hoy aquí, es para poder despedirme de vosotros, como os prometí. Os dije que siempre hay tiempo para la despedida. Solamente os pido una cosa, que no me olvidéis. Te lo digo a ti, que sé que lo vas a poder cumplir. Una vez me dijiste que era como tu Icaro personal, un luchador incansable por seguir libre y evadir la muerte cada día. Ojalá, aunque creo que lo conseguirás, que me puedas dedicar una canción. Tengo un sueño que creo que comparto contigo. Haz lo posible para hacerlo realidad, por favor”.

Concluyó diciéndome:

“No te pido nada más. Me siento orgulloso de haberte conocido y no le digas nada a los demás. Sinceramente, la gente que te conoce, o te tienen como amigo o es mejor que no te hayan conocido. Gracias por todo“.

Como consejo, no dejemos nunca de decir un “te quiero”, un “te amo” o un “te aprecio”, ya sea a nuestros amigos o amigas, a nuestros padres, a nuestras familias. Como dice la canción: “hoy estamos aquí, pero mañana quién sabe”. La vida dura tan sólo lo que esté escrita. ¡Nadie lo sabe!.

Jamás te podremos olvidar, Jony. Que la tierra te sea leve.

*A la memoria de Jonathan Rosado Rancaño (DEP)

*ICARO©

FINAL DEL CAMINO (151)

Sentía el deseo de seguir esperando por algo que no veía claro que fuese cierto. Mi esperanza remitía a marchas forzadas. No esperaba nada a cambio de cualquier señal que me diese aliento para seguir ansiando su llegada. El mar se crecía ante tanta duda. En cambio, el cielo infinito, se derrumbaba ante mis brillantes ojos, llenos de expectación.

Fuente de la imagen

Temía que no se me concediese una nueva oportunidad. Las olas, arrastraban murmullos y melodías ensordecedoras de puro silencio. Mecidas por la suave brisa y acunadas por la bruma marina, un puñado de rosas son atraídas hacia un fuego que mana del resurgir de mi sueño, ahora convertido en mujer. Era reacio a imaginar lo que pasaba por delante de mis ojos.

El círculo de fuego cercaba sus caderas en presencia del tiempo agotado, demostrando que nada ocurre por casualidad. Mi sueño, se consumía lentamente, mientras eran atraídas las rosas, una por cada recuerdo que vela a los caídos y no demoraba ni un sólo instante en retener la más mínima fragancia a libertad.

El fuego consume con su gracia nuestros sueños, mientras aires a libertad de nuestros muertos, asombran con su magestuosidad los quehaceres de nuestra vida diaria, dándonos a conocer el verdadero sentido de esta vida. Nada, absolutamente nada, sucede por casualidad.

El gran libro de sueños, al que llamamos destino, es implacable a la hora de dictar sentencia, contra aquello que no guarda las pautas marcadas. El tiempo, y sólo el tiempo, es quien decide lo que está bien o lo que está mal, porque cada uno de nosotros tenemos un lugar en la memoria.

Por todos los que hemos perdido algo en esta vida y por todos los que estamos a punto de perder el camino marcado, hay algo que nos arrastra inevitablemente al olvido. Soñamos con otro final, muy distinto al que creímos…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

PERPETUA LUZ [VICTORIA] (129)

Directo voy hacia algo incierto que mis sueños quemará. Mi vida en un sólo momento, ante mis ojos, hoy, pasará. Juzgado a placer de este miedo. Derrotado y sin rival. El tormento de este anhelo, ahora locura, me impide luchar.

A lo lejos veo mi sitio. Las sombras cubren mi pedestal. Arrastrándome sin piedad a una luz  que me consumirá.

En verdad, no sé lo que has hecho tú por mi. En serio, no lo sé. Sed justos, escúchadme…

Fuente de la imagen

Condenado a placer de unas manos que ya me atan sin dudar. Una pregunta algo inoportuna, sin palabras, me delatará.

A lo lejos veo mi sitio. Las sombras cubren mi pedestal. Arrastrándome sin piedad a una luz  que me consumirá.

Es hora de ahuyentar mis miedos y así voy dejándome llevar. La gloria es para unos pocos que reclaman en la eternidad.

A lo lejos veo mi sitio. Las sombras cubren mi pedestal. Arrastrándome sin piedad a una luz  que me consumirá.

En soledad, bajo un mismo techo, ahora ya nada queda por hacer. Fueron necios, negándome…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

EL ANGEL CAÍDO [EXILTIME] (128)

Soy el dolor que infunde el miedo. La ténue luz de este silencio te quema por dentro. Sólo a mi Dios guardo respeto de ser en vida algo incierto. He muerto por ellos.

Soy más audaz de lo que pensabas con el batir de mis viejas alas. Yacían cansadas. Sólo mi voz arrulla al viento. Cada palabra se hace aliento y caigo de nuevo.

Soy montaña de un grano de arena. Mi piel, reseca. Mi alma, en pena. Bendita condena. Sólo miradas que partan el alma, con las primeras luces del alba, se hacen amargas.

Fuente de la imagen

Soy la piedra que forja el destino. El que aniquila al ángel caído. Destruyo su nido. Sólo es aprecio si haces camino. Leyenda errante del mundo, amigo. Deseo cumplido.

Soy la ceguera de tus ojos tristes. La llama eterna que no te olvide. Mueres o vives. Seré la sed que sacie tu cuerpo, que se alimenta de ese miedo que sigue quemando por dentro…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

* A Jonathan Rosado Rancaño, uno de esos grandes amigos que se cuentan con los dedos de una mano. Incansable luchador abatido por la leucemia (09/09/2001).

LOS CLAVOS DE MI CRUZ (096)

Fuente de la imagen

Me has robado la sonrisa pero, mi amor por ti, es para siempre. Te llevo en el corazón. Una lágrima brotará. Seguí mi camino y, sin volver mi vista atrás, descubrí que aún me queda mucho por andar.

Esas sombras tan oscuras de esta noche tan profunda donde no llega la luz. Desterrado de por vida de un sueño: mi alegría. ¿Dónde están los clavos de mi cruz?

Sobran las palabras si manda el corazón. Hablaba sin sentido. Te quise y aún te quiero, porque Dios nos unió. Te has ido de mi vida al no creer en nuestro amor.

Sobran las palabras si manda el corazón. Hablaba sin sentido. Te quise y aún te quiero, porque Dios nos unió. Te has ido de mi vida al no creer en nuestro amor.

Esas sombras tan oscuras de esta noche tan profunda donde no llega la luz. Desterrado de por vida de un sueño: mi alegría. ¿Dónde están los clavos de mi cruz?

Sobran las palabras si manda el corazón. Hablaba sin sentido. Te quise y aún te quiero, porque Dios nos unió. Te has ido de mi vida al no creer en nuestro amor.

Sobran las palabras si manda el corazón. Hablaba sin sentido. Te quise y aún te quiero, porque Dios nos unió. Te has ido de mi vida al no creer en nuestro amor.

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

VIVIR CADA SEGUNDO (095)

Vivir. Vivir cada segundo. Vivir cada segundo como si fuese el último.

Nunca me arrepiento de lo que hago, sólo de lo que dejo sin hacer. ¿Quién era? ¿Quién caminaba a mi lado?¿Quién se alejó para no volver?. No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar.

Acostada aquí cerca de mi almohada hemos visto juntos nuestra vida pasar. Ahora el tiempo nos dicta en un segundo lo que apenas somos. No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar.

Apenas una despedida y la vida nos muestra en un sólo amanecer, cómo dos almas inquietas se distancian y se vuelven a querer. No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar.

Un pobre diablo sin nada que perder y una muchacha oculta tras un disfraz pues algo me tiene que ocultar. No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar.

Fuente de la imagen

No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar. Acostada aquí cerca de mi almohada hemos visto juntos nuestra vida pasar…

No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar. No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo pueda derrumbar.

No pasa día sin que deje de pensar en ti, ni noche que este cielo se pueda derrumbar. Acostada aquí cerca de mi almohada hemos visto juntos nuestra vida pasar. ¿Quién era? ¿Quién caminaba a mi lado? ¿Quién se alejó para no volver?

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

EL SUEÑO DE ICARO [EDEN] (064)

Música: Javier Díaz / Letra: Miguel Granda
Fuente de la imagen

Soy el dolor que infunde hoy el miedo. La ténue luz del silencio quemando muy dentro de mi.

Sólo a mi Dios guardo respeto. Seré en vida algo incierto. He muerto por ellos y por ti.

Mi voz al viento, al viento. Palabras que siempre quise echar a volar. La piel que aprecio, recuerdos de tu piel. Sed que sacie mi cuerpo otra vez.

Soy montaña y grano de arena. Como un alma en pena. Bendita condena, ya ves.

Sólo mirada desde el alma y a primera luz del alba. Ceguera de tu tristeza.

Mi voz al viento, al viento. Palabras que siempre quise echar a volar. La piel que aprecio, recuerdos de tu piel. Sed que sacie mi cuerpo otra vez.

Soy piedra forjando el destino. Aniquilando al ángel caído. Destruyo su nido y su fe.

Desdicha de cobardes. Sueño de etéreos. Tíbia luz de soledad.

Mi voz al viento, al viento. Palabras que siempre quise echar a volar. La piel que aprecio, recuerdos de tu piel. Sed que sacie mi cuerpo otra vez.

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

EL SUEÑO DE ICARO [VICTORIA] (043)

Reté al dolor que infunde el miedo y a la ténue luz de este silencio, que hoy me quema por dentro. Sólo a mi Dios le guardo respeto y, esta fe en él, es algo incierto. Vivo y muero por ellos.

Aprendí a deshojar de las mañanas esas primeras luces del alba, a ser más audaz de lo que pensabas con el batir de mis viejas alas. Aprendí a deshojar de las mañanas esas tímidas luces del alba, a ser más audaz de lo que hablabas con el batir de mis viejas alas.

Fuente de la imagen

Mirada tíbia de ojos tristes…

Me dejaste lamiendo mis heridas, saboreando el dolor que sentía. Me dejaste hurgando en mis heridas, consumiéndome cada día.

Sabes siempre a despedida. A tristeza, besos y caricias. Hueles siempre a despedida, a miedo, polvo y cenizas.

Aprendí a deshojar de las mañanas esas primeras luces del alba, a ser más audaz de lo que pensabas con el batir de mis viejas alas. Aprendí a deshojar de las mañanas esas tímidas luces del alba, a ser más audaz de lo que hablabas con el batir de mis viejas alas.

Mirada tíbia de ojos tristes…

Aprendí a deshojar de las mañanas esas primeras luces del alba.

(siempre con miedo, no hay enemigo pequeño)

Soy más audaz de lo que pensabas con el batir de mis viejas alas.

(no te mueras sin decirme a dónde vas)

Aprendí a deshojar de las mañanas esas tímidas luces del alba.

(dibujante de sonrisas, tejedor de sueños)

Soy más audaz de lo que pensabas con el batir de mis viejas alas.

(nadie muere hasta que no se le olvida)

No lloréis por mi, hace tiempo que ya he muerto…

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©

CANCIÓN DE CUNA (039)

Ha rechazado sueños por dolor, maltrecha libertad. Se aisla entre dudas, ahogada en la soledad.

Si estàs viva, grita si estàs viva. Sabor amargo a ternura, hechizo de luna. Si estàs viva, alza tu voz y grita. Sabor amargo a ternura. Eterno el adiòs, canciòn de cuna.

Allà donde nada puedo perder sus alas pudieron llegar. Donde sòlo el tiempo puede apagar sus ansias locas por volar.

Fuente de la imagen

Si estàs viva, grita si estàs viva. Sabor amargo a ternura, hechizo de luna. Si estàs viva, alza tu voz y grita. Sabor amargo a ternura. Eterno el adiòs, canciòn de cuna.

Si estàs viva, grita si estàs viva. Sabor amargo a ternura, hechizo de luna. Si estàs viva, alza tu voz y grita. Sabor amargo a ternura. Eterno el adiòs, canciòn de cuna.

Secretos de un àngel que no puedo contar. Eres la luz de mi vida. Sè que nadie està muerto hasta que no se le olvida.

Si estàs viva, grita si estàs viva. Sabor amargo a ternura, hechizo de luna. Si estàs viva, alza tu voz y grita. Sabor amargo a ternura. Eterno el adiòs, canciòn de cuna.

Si estàs viva, grita si estàs viva. Sabor amargo a ternura, hechizo de luna. Si estàs viva, alza tu voz y grita. Sabor amargo a ternura. Eterno el adiòs, canciòn de cuna.

☠✔ 🅸🅲🅰🆁🅾 ©