MIGUEL HERNÁNDEZ, EL POETA QUE MURIÓ CON LOS OJOS ABIERTOS (267)

Decía Pablo Neruda sobre él que:
“Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!”.

Fuente de la imagen

Miguel Hernández nació en Orihuela hace 110 años, en 1910, y murió hace poco más de 78 años, en 1942. Contaba con 31 años y era un extraordinario poeta y dramaturgo de especial relevancia en la literatura española del siglo XX. Por muchos considerados como integrante de la Generación del 36, fue consagrado un icono de la generación anterior, la Generación del 27. Dedicado al pastoreo desde bien pequeño, leía con avidez y escribía sus primeros poemas, mientras cuidaba del rebaño.

No llegó a cumplir los 32 años. Miguel Hernández murió joven y a consecuencia de una tuberculosis en el penal de Alicante. Su lucha por la defensa de la República le llevó a la muerte hace 78 años.

“Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas”
(Vientos del pueblo me llevan)

Pero fue un 30 de octubre, hace 110 años, cuando nació el poeta. Lector empedernido desde niño, cuentan que su padre le pegaba cada vez que le veía leer por la noche.

Fuente de la imagen

Trabajando en el campo, en su Orihuela natal, comenzó a escribir. Su infancia en Alicante y sus raíces impregnarían luego gran parte de su obra. “Miguel era tan campesino que llevaba un aura de tierra en torno a él”, afirmaba su gran amigo Pablo Neruda.

“Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias”.
(Canción última)

Fuente del vídeo

En plena Guerra Civil fue encarcelado y condenado a muerte. Una pena que gracias a sus amigos y a sus admiradores dentro del bando nacional fue conmutada por 30 años de cárcel. Un período en el que sufrió por su mujer, perdió a uno de sus hijos y enfermó.

“Cuerpos que nacen vencidos,
vencidos y grises mueren:
vienen con la edad de un siglo,
y son viejos cuando vienen”
(Llamo a la juventud)

Fuente del vídeo

Al paso de los años, sus amigos le pidieron que se arrepintiese, que renegase de su defensa por la República. Pero nunca aceptó lo que para él era una humillación y prefirió seguir fiel a sus ideas hasta el final de sus días.

“Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre”
(Sentado sobre los muertos)

*ICARO©

TRAS LOS PASOS DE LORCA (266)

Federico García Lorca, nacido un 5 de junio de 1898 (camino de Víznar a Alfacar, Granada) y asesinado por el bando sublevado, un mes después del golpe de Estado, con el que tuvo lugar el inicio de la guerra civil española, un 18 de agosto de 1936. Fue un gran poeta, dramaturgo y prosista adscrito a la generación del 27, el de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo xx.

Fuente del vídeo

BODAS DE SANGRE (FEDERICO GARCÍA LORCA)

Es una producción poética y teatral que se centra en el análisis de un sentimiento trágico. Desde lo antiguo y lo moderno, en la manera de ver la tragedia. Todo ello enmarcado en un paisaje andaluz trágico y universal.

El tema principal tratado en este gran drama es la vida y la muerte. Pero de un modo arcano y ancestral, en la que figuran mitos, leyenda y paisajes que introducen al lector en un mundo de sombrías pasiones que derivan en los celos, la persecución y en el trágico final: la muerte. El amor se destaca como la única fuerza que puede vencerla.

Fuente de la imagen

La obra recoge unas costumbres de la tierra del autor, que aún perduran. Todo ello a partir de objetos simbólicos que anuncian la tragedia. Es constante en la obra de Lorca la obsesión por el puñal, el cuchillo y la navaja, que en Bodas de sangre atraen la fascinación y, a la vez, presagian la muerte.

Los acontecimientos trágicos y reales en los que podría basarse la obra de Lorca se produjeron el 22 de julio de 1928 en el Cortijo del Fraile, Níjar, Almería. Lorca los conoció por la prensa, si bien la escritora y activista almeriense Carmen de Burgos, originaria de Níjar, ya había escrito una novela corta sobre el suceso anterior a Bodas de sangre, llamada Puñal de claveles, que fue también inspiración para el autor granadino. Y reconocemos que en ella vemos a la novia y el novio y es algo maravilloso.

Fuente del vídeo

*ICARO©